sunscreen-suntan-lotion-in-spray-bottle-young-woman-in-spraying-tanning-oil-on-her-leg-from-bottle-lady-is-massaging-sunscreen-lotion-while-sunbathing-at-beach-female-model-during-summer-vacation-1200x800.jpg

¿Sabías qué tomar el sol, teniendo presentes algunos cuidados de la piel durante el verano, tiene efectos beneficiosos para tu organismo? La exposición al sol aumenta los niveles de vitamina D y mejora ciertas afecciones dermatológicas. Además, tu piel estará más tersa debido a las sales minerales presentes en el agua del mar.

Sin embargo, debes de tener cuidado con tu piel cuando pasa mucho tiempo bajo la radiación solar. Por eso, en el post de hoy en Clínica dr. Jaime Vilar te damos algunos consejos para cuidar la piel en verano. ¡Toma nota de todo!

Es imprescindible el uso de protector solar 

Siempre que vayas a estar expuesto al sol la protección solar será imprescindible: te recomendados un protector solar que proteja frente a los rayos UVA y UVB.

La primera consecuencia negativa de no protegerte adecuadamente del sol es la quemadura solar pero no la más importante, ya que un exceso de sol aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel, acelera el envejecimiento cutáneo y aumenta el riesgo de alergias al sol.

El protector solar tiene fecha de caducidad 

Recuerda que el fotoprotector solar una vez abierto va perdiendo sus propiedades. Por ello, conviene renovarlo si han pasado 12 meses desde que se utilizó por primera vez. No olvides lo importante que es aplicarlo correctamente: aplica la cantidad suficiente, media hora antes de bajar a la playa y reaplica el fotoprotector cada 2 horas.

Evita las horas con más sol 

Evita exponerte directamente al sol en las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas, ya que es cuando más fuerte es la radiación solar.

¿Usas maquillaje en la playa? 

Si quieres maquillar tu piel para ir a la playa puedes hacerlo aplicando el fotoprotector antes de la base de maquillaje o utilizando un fotoprotector con color. Te recomendamos estos últimos, ya que son suficientemente cubrientes, no cargan tu piel y además estarás protegido de las radiaciones solares. Por otro lado, evita el uso de perfume puesto que en contacto con el sol puede dar lugar a alergias o manchas solares.

Protege tu cara utilizando gorros y gorras

Gorras, gorros, viseras, pamelas… ¡Elige el complemento que más te guste! Pero es fundamental mantener la cara protegida del sol. Además, las personas más propensas a quemarse es recomendable que utilicen camisetas con protección solar.

Una buena alimentación e hidratación es fundamental 

Una buena alimentación es indispensable para mantener tu piel perfecta. Prepara zumos naturales de frutas cítricas, son ricas en vitamina C y carotenos. Las ensaladas de tomate aportarán una buena dosis de licopeno y los beneficios del pescado azul, nos aportarán omega-3. Además, es fundamental beber agua. Sobre todo, en el caso de los niños y de las personas mayores. ¡No descuides su hidratación!

No te olvides de las revisiones dermatológicas 

Si observas que algún lunar es nuevo, ha cambiado de aspecto, sangra o pica, debes acudir a una revisión dermatológica. En Clínica Dr. Jaime Vilar somos expertos en tu piel, ¡consúltanos tus dudas! Y, recuerda, disfrutar del verano no está reñido con tener una piel sana y bonita.

 


DSC07112-1200x800.jpg

¿Sabías que el retinol es uno de los productos más empleados en dermatología? Obtenemos de él muchos beneficios que mejoran la calidad de la piel gracias a su capacidad para llegar al núcleo de las células y regular la formación de algunas proteínas. Además, puede usarse como remedio para multitud de tratamientos de la piel, entre los que se encuentran: el tratamiento de la rosácea, de la psoriasis, del acné, o beneficios cosméticos y estéticos, entre otros. Hoy os hablaremos de estos últimos. ¡Sigue leyendo para enterarte de todo!

Beneficios principales del retinol o vitamina A

  • Mejora la calidad de nuestra piel: consigue tratar arrugas y manchas, además de mejorar la textura y el aspecto de la piel.
  • Es antioxidante: Combinado con la Vitamina C, es muy efectivo en la prevención del estrés oxidativo.
  • Tratamiento para el acné. Aplicado de forma tópica, y gracias a sus propiedades antiinfecciosas, combate algunas bacterias implicadas en la aparición del acné. Además, atenúa las cicatrices que deja.
  • Revierte y evita los efectos del fotoenvejecimiento: Aumenta el grosor de la dermis, la producción de colágeno y la hidratación de la piel. Además, es muy efectivo contra las hiperpigmentaciones, como, por ejemplo, las manchas solares.

¿Cómo debemos aplicar el retinol?

A pesar de sus múltiples beneficios, el retinol es un compuesto indispensable para la salud y juventud de nuestra piel; pero, para aplicarlo correctamente se deben tener en cuenta una serie de recomendaciones, ya que puede causar irritación y enrojecimiento:

  • Hazle caso a tu dermatólogo: Es necesario conocer muy bien el producto que vamos a usar, por eso, te recomendamos siempre que tu tratamiento con retinol esté pautado por un dermatólogo, que será quien te explique cómo utilizarlo correctamente, sin riesgos para tu piel.
  • Solo por las noches: El retinol puede producir una pequeña irritación cutánea por lo que no es aconsejable usarlo si después se va a emplear maquillaje o cualquier otro producto. Además, por las noches es cuando se regenera nuestra piel, por tanto, es un momento óptimo.
  • Evita la exposición solar: Sobre todo en verano, cuando la radiación solar es más potente, es recomendable utilizar cosmecéuticos con una concentración más baja de retinol o incluso parar momentáneamente el tratamiento durante las épocas de más exposición solar y retomar el tratamiento en otoño. Un exceso de sol empleando retinol puede producir quemaduras solares.
  • Incorpóralo de forma gradual: El retinol puede causar irritación por lo que es importante empezar a usarlo poco a poco. ¡Lo mejor si tienes dudas es que consultes a tu dermatólogo! En Clínica Dr. Jaime Vilar somos expertos en velar por la salud de tu piel. Así que, ¡no dudes en consultarnos!

sunscreen-suntan-lotion-in-spray-bottle-young-woman-in-spraying-tanning-oil-on-her-leg-from-bottle-lady-is-massaging-sunscreen-lotion-while-sunbathing-at-beach-female-model-during-summer-vacation-1200x800.jpg

¿Sabías qué tomar el sol, teniendo presentes algunos cuidados de la piel durante el verano, tiene efectos beneficiosos para tu organismo? La exposición al sol aumenta los niveles de vitamina D y mejora ciertas afecciones dermatológicas. Además, tu piel estará más tersa debido a las sales minerales presentes en el agua del mar.

Sin embargo, debes de tener cuidado con tu piel cuando pasa mucho tiempo bajo la radiación solar. Por eso, en el post de hoy en Clínica dr. Jaime Vilar te damos algunos consejos para cuidar la piel en verano. ¡Toma nota de todo!

Es imprescindible el uso de protector solar 

Siempre que vayas a estar expuesto al sol la protección solar será imprescindible: te recomendados un protector solar que proteja frente a los rayos UVA y UVB.

La primera consecuencia negativa de no protegerte adecuadamente del sol es la quemadura solar pero no la más importante, ya que un exceso de sol aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel, acelera el envejecimiento cutáneo y aumenta el riesgo de alergias al sol.

El protector solar tiene fecha de caducidad 

Recuerda que el fotoprotector solar una vez abierto va perdiendo sus propiedades. Por ello, conviene renovarlo si han pasado 12 meses desde que se utilizó por primera vez. No olvides lo importante que es aplicarlo correctamente: aplica la cantidad suficiente, media hora antes de bajar a la playa y reaplica el fotoprotector cada 2 horas.

Evita las horas con más sol 

Evita exponerte directamente al sol en las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas, ya que es cuando más fuerte es la radiación solar.

¿Usas maquillaje en la playa? 

Si quieres maquillar tu piel para ir a la playa puedes hacerlo aplicando el fotoprotector antes de la base de maquillaje o utilizando un fotoprotector con color. Te recomendamos estos últimos, ya que son suficientemente cubrientes, no cargan tu piel y además estarás protegido de las radiaciones solares. Por otro lado, evita el uso de perfume puesto que en contacto con el sol puede dar lugar a alergias o manchas solares.

Protege tu cara utilizando gorros y gorras

Gorras, gorros, viseras, pamelas… ¡Elige el complemento que más te guste! Pero es fundamental mantener la cara protegida del sol. Además, las personas más propensas a quemarse es recomendable que utilicen camisetas con protección solar.

Una buena alimentación e hidratación es fundamental 

Una buena alimentación es indispensable para mantener tu piel perfecta. Prepara zumos naturales de frutas cítricas, son ricas en vitamina C y carotenos. Las ensaladas de tomate aportarán una buena dosis de licopeno y los beneficios del pescado azul, nos aportarán omega-3. Además, es fundamental beber agua. Sobre todo, en el caso de los niños y de las personas mayores. ¡No descuides su hidratación!

No te olvides de las revisiones dermatológicas 

Si observas que algún lunar es nuevo, ha cambiado de aspecto, sangra o pica, debes acudir a una revisión dermatológica. En Clínica Dr. Jaime Vilar somos expertos en tu piel, ¡consúltanos tus dudas! Y, recuerda, disfrutar del verano no está reñido con tener una piel sana y bonita.

 


hiperdrosis.jpg

La sudoración excesiva o hiperhidrosis disminuye la autoestima y crea inseguridades a quien la padece. Sin embargo, la dermatología moderna cuenta con soluciones efectivas para controlar esta enfermedad con técnicas como el uso del bótox. ¿Quieres saber más? ¡Te lo contamos en el post de hoy de Clínica Dr. Jaime Vilar!

¿Qué es la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis consiste en el exceso de sudoración localizado: manos, pies, axilas, cuero cabelludo; o generalizado. Esta enfermedad, disminuye la calidad de vida de quien la padece, además de afectar a su autoestima debido a las limitaciones a las que están sujetos: los pacientes no pueden dar la mano, tienen problemas al manejar aparatos tecnológicos, y suelen manchar la ropa de sudor. Este exceso de sudoración conlleva que quien tenga hiperhidrosis suela rehuir de la actividad social, llegando incluso a tener fobia social.

Dependiendo del tipo de hiperhidrosis tendremos unas limitaciones. Por ejemplo, la hiperhidrosis palmar (hiper sudoración de las manos) causa dificultad en la manipulación de papeles, para escribir, abrocharse los botones, manejar herramientas, equipos electrónicos o instrumentos de música. Es por ello que la necesidad de evitar el saludo de manos obliga a muchas personas a buscar tratamiento.

Tratamientos contra la hiperhidrosis

Los últimos avances en dermatología cuentan con muchos tratamientos eficaces para ayudar a los pacientes con hiperhidrosis, dependiendo la severidad del caso:

  • Los desodorantes antitranspirantes con sales de aluminio ayudan en casos muy leves. Hay que aplicarlos con la piel muy seca, ya que irritan con facilidad.
  • Algunos fármacos resultan eficaces para controlar la sudoración excesiva. Siempre bajo prescripción médica.
  • Uso de la tóxina botulínica.

El uso del bótox para combatir la hiperhidrosis

La toxina botulínica (bótox) inyectada en la zona de sudor es muy eficaz para eliminar su producción. Los efectos duran aproximadamente 9 meses, pero son notorios a los pocos días de las infiltraciones. El dolor es soportable en la axila, aunque depende de la zona el dermatólogo puede emplear anestesia local. Este procedimiento siempre debe ser realizado por un especialista médico, ya que inyectarlo de una forma incorrecta puede dejar debilitado algún musculo de los dedos.

¿El bótox elimina las arrugas… Y el sudor?

La razón principal por lo que la toxina botulínica se emplea además de para eliminar o atenuar arrugas contra la sudoración excesiva es debido a que la toxina bloquea una molécula llamada acetilcolina, una especie de neurotransmisor, que es el causante de la contracción muscular y la producción del sudor.

¿Dudas? ¡Ponte en contacto con nosotros! En Clínica Dr. Jaime Vilar estamos para ayudarte.


Blog-Jaime-Vilar-1200x800.jpg

¿Sabías que nuestro cuerpo no produce vitamina C? Debemos ingerirla con los alimentos. Tomarla nos protege de enfermedades, mejora el aspecto de nuestra piel y previene el fotoenvejecimiento. Y es que los beneficios de la vitamina C para la piel son múltiples. ¿Preparado para conocerlos?

 

Beneficios de la vitamina C en la piel

  • La vitamina C tiene acción antioxidante. Disminuye el daño producido por la radiación solar y, por tanto, ralentiza el envejecimiento.
  • Gracias a su capacidad de promover la síntesis de colágeno y ácido hialurónico es un magnífico antiedad.
  • Es uno de los ingredientes que más luminosidad aporta a la piel ya que suprime la síntesis de la melanina.
  • Es despigmentante: potencia la regulación celular unificando así el tono de la piel.
  • Es reafirmante: tiene la capacidad de promover la síntesis de colágeno y ácido hialurónico obteniendo una piel más elástica y, por consiguiente, más joven por más tiempo.
  • Es sebo reguladora: una gran aliada contra el acné, principalmente el localizado en la zona T.

 

¿Cómo aplicar vitamina C en el rostro?

Lo primero que debes tener en cuenta es que se puede utilizar todo el año, incluso en verano, siempre complementando su aplicación con protector solar.

Se debe aplicar preferiblemente por el día con ligeros toquecitos sobre el rostro limpio y seco. Incidiendo especialmente sobre marcas y manchas. También se puede aplicar antes del tratamiento habitual o si se prefiere añadiendo unas gotitas a la crema hidratante facial 😉

Además, gracias a su textura ligera se necesita muy poca cantidad y penetra hasta la dermis disminuyendo visiblemente la profundidad de las arrugas y las líneas de expresión.

 

En definitiva, la vitamina C es un activo indispensable en cualquier rutina de cuidado facial por sus múltiples beneficios para nuestra piel.  ¿A qué esperas para probarla?

¿Dudas? ¡Ponte en contacto con nosotros!


Efectos-primavera-piel-consejos-alergias-1200x800.jpg

El cuidado y mantenimiento de la piel debe hacerse durante todo el año. Sin embargo, los cuidados que precisa de una estación a otra pueden variar. Todos sabemos que la primavera, además de ser una época con cambios bruscos de temperatura o de mucha humedad, también es una estación maravillosa, florece la naturaleza y el sol asoma más. Pero… ¿sabemos qué es lo que necesita nuestra piel?

La primavera es la estación perfecta para preparar nuestra piel de cara al verano y, aunque la mayoría de las veces hacemos caso omiso de los consejos y terminamos sufriendo las consecuencias de una piel poco cuidada, como puede ser la aparición de manchas solares, quemaduras, alergias a insectos, al polen… y un largo etcétera, queremos recordaros la importancia de estos cuidados. Nuestra piel es el órgano más sensible de nuestro organismo y es la primera en percibir los cambios de estación, así que ¿por qué no mimarla como se merece?

Consejos básicos

  • Limpieza. Es importante mantener una limpieza en profundidad de toda nuestra piel utilizando productos testados dermatológicamente y específicos para cada tipo de piel.
  • Exfoliación. Durante el invierno, nuestra piel tiende a resecarse, es por ello que una buena exfoliación ayudará a eliminar las células muertas y proporcionará una tez más uniforme y receptiva a los tratamientos que se apliquen posteriormente debido a la limpieza de los poros.
  • Hidratación. Con la exfoliación se retiran las obstrucciones que puedan tener nuestros poros, pero es preciso aplicar tras este tratamiento cremas o tónicos hidratantes que ayuden a la recuperación de la piel, le aporten elasticidad y la preparen para posibles agresiones.

Además de estas recomendaciones, se deben tener en cuenta otros factores que ayudarán a la protección y mantenimiento de nuestra piel:

  • Beber mucha agua. Sí, esta puede ser la frase que más veces veas repetida en tus búsquedas por internet sobre cuidados de la piel. La razón es simple, nuestro cuerpo está compuesto en un 70 por ciento de agua y nuestra piel en un 35%. Gracias a este elemento subsistimos y mantenemos nuestro organismo hidratado. Hidratarse correctamente garantiza mayor elasticidad en la piel. Además, los minerales que proporciona el agua son necesarios para que la barrera cutánea sea impenetrable, reduciendo así las posibilidades de que los alérgenos nos afecten con más eficacia.
  • Usar fotoprotectores de calidad. En primavera tendemos a aprovechar la mejora de las temperaturas y, por ende, nos desprendemos de esas capas de ropa que en invierno ocultan nuestra piel. Por ello, tenemos que tener en cuenta que los rayos del sol, así como necesarios, también son perjudiciales si no nos protegemos. Nuestros dermatólogos recomiendan usar fotoprotectores de calidad a fin de preparar nuestra piel para las exposiciones al sol del verano.
  • Complementos alimenticios y antioxidantes. Tomar antioxidantes durante la primavera ayuda a preparar nuestra piel de cara al verano, proporcionándole firmeza y fortaleza frente a las radiaciones solares. Una dieta rica en vitamina E y C ayudará a retrasar el envejecimiento y a reparar los tejidos, además de aportarnos vitalidad.
  • Ejercicio. La primavera es la época perfecta para animarnos a realizar deportes al aire libre por su buena temperatura. Tomando los consejos antes mencionados, podemos hacer que nuestra actividad deportiva se convierta en una aliada para fortalecer, tonificar y aportar elasticidad a nuestra piel. A través del sudor se eliminan toxinas que pueden dañar nuestra piel y provocar afecciones como el acné.

Esta primavera regálate los mejores cuidados con estos consejos, y si quieres tener más información o realizar algún tratamiento no dudes en consultarnos, somos expertos en el cuidado de tu piel. ¡Te esperamos!


dano-actinico.jpg

La exposición solar crónica genera problemas en las zonas de la piel más castigadas por la luz. Esto va a ser especialmente importante en individuos de fototipo claro, que han sufrido de la radiación solar durante largos períodos vitales, independiente de que haya sido laboral o recreativa.

El cáncer de piel esta directamente relacionado con la exposición excesiva a la luz solar.

Normalmente dividimos el cáncer de piel a efectos didácticos en cancer cutáneo no melanoma y melanoma. El cancer cutáneo no melanoma supone el cancer de piel más frecuente del ser humano. Su tipo más frecuente es el carcinoma basocelular. No hay ninguna neoplasia más frecuente que ésta en los humanos. Es una lesión cutánea, de crecimiento progresivo y poca capacidad de producir daño a distancia, por lo que el tratamiento quirúrgico es mayoritariamente curativo. El segundo cancer cutáneo mas frecuente es el carcinoma de células escamosas. En este caso hay alguna posibilidad más de producir daño locorregional, pero su pronóstico es habitualmente bueno. El problema surge con el melanoma. El “tratamiento” principal de esta lesión es el diagnostico precoz, porque si el melanoma es descubierto en un estadio no inicial el pronostico de los pacientes se complica de forma exponencial. Aunque se han presentado avances importantes en el manejo de los pacientes con melanoma avanzado en los últimos años, aun estamos lejos de obtener los resultado deseados. La labor fundamental de la colaboración entre AP y Dermatología debe ser siempre intentar diagnosticar precozmente los melanomas, e intentar que no se nos pase ninguno por alto, pues una de las entidades clínicas que mayor porcentaje de años de vida perdida produce en los pacientes que la padecen

 

Dentro de los pacientes que presentan daño actínico crónico, a menudo, antes de la aparición de las lesiones cancerígenas o incluso al mismo tiempo, pueden aparecer unas lesiones eritematosas, rasposas, en forma de placas en las zonas fotoexpuestas, que pueden causar molestias locales, como dolor, escozor, sangrado ocasional o desarrollo de costras que no terminan de curarse. Estas lesiones son conocidas como queratosis actínicas. Tradicionalmente se les ha considerado lesiones premalignas, que nos avisan de la exposición solar crónica a la que se ha sometido el paciente que las presenta. Pueden ser aisladas, ocasionales, o generalizadas en distintas zonas (especialmente cara, cuero cabelludo y dorso de manos). Estas queratosis actinicas suponen un aumento del numero de queratinocitos de la epidermis algunos atípicos pero sin sobrepasar la membrana basal de la epidermis. Aunque tradicionalmente se les había considerado lesiones premalignas hay estudios recientes que las consideran mas correctamente carcinomas escamosos in situ. Es en este punto donde surge la importancia de las lesiones por la necesidad que presentan de recibir tratamiento. En lineas generales, a no ser que las condiciones generales del paciente lo contraindiquen, las queratosis actinicas deben recibir tratamiento, aunque este puede ser más conservador o más agresivo.

Los pacientes con queratosis actinicas múltiples deben estar en seguimiento periódico por su médico con el objetivo de detectar cuanto antes la queratosis con predisposición a degenerar a un carcinoma epidermoide invasor. Además existen diferentes tratamientos para las queratosis actinicas. Las lesiones únicas pueden destruirse mediante crioterapia, o curetaje y electrocoagulación como técnicas más ampliamente extendidas. Pueden utilizarse también dispositivos de láser para realizar un tratamiento similar a los expuestos previamente. Por otro lado las queratosis generalizadas que constituyen lo que llamamos el campo de cancerización podrían beneficiarse de un tratamiento que intentase resolver muchas lesiones al mismo tiempo. Para ello se han desarrollado la Terapia Fotodinámica, tanto clásica como la realizada con luz de día, las terapias diana como el imiquimod, o los tratamientos tópicos de mantenimiento con las cremas compuestas por diclofenaco y acido hialurónico. En ocasiones también utilizamos peelings químicos y fármacos como los retinoides tópicos o sistémicos. En cualquier caso, eligiendo cualquiera de las terapias enunciadas es mandatorio continuar con la fotoprotección y el seguimiento estrecho de estos pacientes para diagnosticas en caso de aparición los distintos tipos de cancer de piel en el estadio más precoz posible.

 




<b>Discover a</b> <strong>new you</strong>




CONTÁCTANOS




Nº de Registro Sanitario: 24/877

SÍGUENOS EN:

   

NOSOTROS CONTACTAMOS CONTIGO

Déjanos tu nombre, teléfono y correo electrónico.



    <b>Contact us</b>



    Madison Avenue 7, New York

    Book an Appointment